Para el reemplazo de medicamentos actuales para el VIH 1 en adultos que cumplen ciertos requisitos. Consulta la Indicación Completa.

Vida Saludable y Recursos.

Trata de encontrar el balance en tu vida. Además de tomar tu medicamento para el VIH exactamente como el médico te lo recetó y mantener niveles indetectables* del virus, es muy importante que cada día pongas atención en todo lo que puede beneficiar tu salud en general.

*Indetectable significa mantener el VIH 1 en la sangre a niveles muy bajos (menos de 50 copias por mL).

El VIH ayer y hoy.

A medida que la investigación y entendimiento del virus del VIH ha evolucionado, los medicamentos han hecho que la enfermedad sea más controlable.

Hoy día el VIH es una enfermedad crónica que se puede controlar en la mayoría de las personas. Ahora, las personas VIH positivas pueden vivir por más tiempo si toman su tratamiento exactamente como se lo recetó el médico.

Los medicamentos antirretrovirales ayudan a las personas que viven con VIH a ser indetectables. Indetectable significa mantener el VIH 1 en la sangre a niveles muy bajos. Cuando una persona alcanza niveles indetectables del virus, su VIH se considera bajo control.

A continuación te presentamos algunos consejos que puedes tomar en cuenta para encontrar el balance en tu vida y tu salud.

No estás solo.

Si no tienes el apoyo que necesitas, no significa que estás solo. Puedes contar con tu médico y equipo de salud, y hasta con las diferentes comunidades en línea y ASOs* locales. Este sitio tiene algunos recursos y herramientas importantes para ayudarte.

Solo identifica dónde puedes pedir el apoyo que estás buscando en tu comunidad.

Para encontrar tu ASO más cercana visita infosida.nih.gov

*Organización de Servicio para el SIDA (AIDS Service Organization, ASO por sus siglas en inglés).

Cuenta contigo.

Cuando algo no te hace sentir cómodo, recupera tu balance emocional. Si no sabes qué hacer para resolver lo que te estresa, trata de no reaccionar inmediatamente. Mejor, tómate un momento y relájate. Después piensa en lo que es mejor para ti y así podrás actuar con más confianza.

Relájate

Piensa

Actúa

Recuerda que la primera persona con la que cuentas para encontrar el equilibrio en tu vida, eres tú.

Nosotros los hispanos.

La cultura hispana es única por muchas razones. Una de ellas es el sentido que tenemos de la familia y la comunidad. Ese lazo que nos mantiene unidos algunas veces puede romperse, especialmente cuando compartimos nuestro estado de salud.

Si el acercamiento con tu familia y amigos no es lo que esperabas, tal vez ahora que has mantenido niveles indetectables* del virus podrías tener una conversación más positiva con ellos o con algunos de ellos. Por eso, antes de hablar con ellos, te recomendamos que:

  • Hables con los consejeros de las ASOs. Ellos están capacitados para hablar con clientes que tienen VIH y que probablemente estén pasando por lo mismo que estás pasando tú. Ellos pueden ayudarte a estar preparado.
  • Te informes muy bien sobre tu condición.
  • Identifiques con quién vas a hablar.
  • Respondas sus preguntas de manera sencilla y breve.

Cambia para cambiar.

Para lograr los cambios que quieres hacer en tu vida, debes identificar los hábitos que no te benefician. 

Un hábito es algo que haces una vez y se repite hasta que se convierte en parte de tu rutina. 

De la misma manera que creaste un hábito que no te ayuda, puedes reemplazarlo con un hábito que te beneficie.  

Deja que la vida te mueva.

Realizar una actividad física significa mover tu cuerpo diariamente. Así es, todo lo que haces cada día y que te hace moverte, cuenta como actividad física.

Caminar al trabajo, bailar o cargar las bolsas del súper son actividades que también cuentan, y si tal vez prefieres un tipo de ejercicio diferente, habla con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.

Los resultados de la actividad física podrían ser:

  • Fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis
  • Mantener la masa muscular
  • Liberar sustancias químicas como las endorfinas, que ayudan a mejorar tu estado de ánimo

Debilitamiento de los huesos.

Salud a la carta.

Llevar una dieta balanceada no es dejar de comer o perder el sabor de tu país, es tomar decisiones correctas sobre qué comer. 

Una dieta equilibrada puede ayudar a tu sistema inmunológico. Pregúntale a tu médico o nutriólogo qué recomendaciones tienen para llevar una dieta balanceada y fortalecer tu cuerpo.

A continuación te presentamos algunos consejos que puedes considerar para fortalecer tu sistema inmunológico a través de los alimentos que comes.

  • Vitamina AAyuda a la piel, los pulmones  y el estómago.
    La encuentras en huevos, espinacas, zanahorias, pimientos verdes y batatas.
  • Vitamina BAyuda al sistema inmunológico y nervioso.
    La encuentras en frijoles blancos, papas, carne, pescado, pollo y frutos secos.
  • Vitamina CAyuda a proteger de las infecciones y ayuda a la recuperación.
    La encuentras en naranjas, limones, tomates y papas.
  • Vitamina DAyuda a mantener la salud de los huesos y los dientes.
    La encuentras en leche fortificada, pescados con alto contenido graso y al exponerte a la luz del sol.
  • Vitamina EAyuda a proteger las células del cuerpo.
    La encuentras en vegetales de hoja verde, aguacates y almendras.
  • HierroAyuda a producir glóbulos rojos.
    Lo encuentras en vegetales de hoja verde, pan y pasta integral, frijoles y carne roja.
  • SelenioAyuda al sistema inmunológico.
    Lo encuentras en cereales integrales, carne, pescado, pollo, huevos, mantequilla de maní y frutos secos.
  • ZincAyuda al sistema inmunológico.
    Lo encuentras en carne, pescado, aves, frijoles y maní.

Consejos adicionales.

Si vives con VIH, es posible que tengas un mayor riesgo de enfermarte con alimentos que no están preparados adecuadamente, ya que el VIH afecta a tu sistema inmunológico. Por eso, aquí tienes algunos consejos que puedes integrar a tu rutina diaria.

Estos son algunos consejos de higiene que debes tomar en cuenta al preparar tus alimentos:

  • Lávate las manos antes de cocinar y comer, especialmente después de tocar carne cruda.
  • Usa agua y detergente para lavar los platos y todos los utensilios que usas para cocinar. 
  • También lava las frutas y los vegetales antes de cocinarlos o comerlos.
  • Evita comer carne, mariscos o huevos crudos.
  • Usa una tabla para cortar la carne cruda y otra para las frutas y los vegetales.
  • El agua puede contener muchos parásitos, bacterias y diferentes virus, por lo que debes asegurarte de tomar agua que venga de un lugar limpio.

Otros recursos.

Si necesitas más información sobre el VIH, medicamentos o algún otro tema relacionado, te recomendamos que visites los siguientes sitios en donde puedes encontrar información confiable.

cdc.gov

hiv.gov.

Folleto para el paciente.

Image of JULUCA Patient Brochure

Aquí hay un resumen de la información
que se encuentra en este sitio.

Descargar ahora

Mi VIH está bajo control.

Ahora estoy haciendo
ejercicio
y comiendo
bien para que el resto

de mi cuerpo esté
más saludable.

Rubén
Indetectable
desde 2009

Image of JULUCA Patient: Ruben